Cómo identificar si tenemos problemas de baja autoestima

¿Tienes problemas de baja autoestima?

Como su nombre lo indica, la autoestima no es otra cosa que el amor a sí mismo, el afecto que podemos sentir al hacernos conscientes de quienes somos,  amarnos es un trabajo mayor de lo que imaginamos por diferentes razones.

Vivimos en una sociedad de estereotipos

Crecemos observando valores, imágenes y conceptos, muchos de los cuales aceptamos sin discusión desde temprana edad. Entre ellos, el status nos marca un camino para recorrer, a fin de insertarnos “correctamente” en la sociedad donde vivimos, nos educamos, trabajamos y formamos una familia. Todos esperamos tener un status suficiente para ser tomados en cuenta por nuestro grupo social.

Sin embargo, el precio que podemos pagar por ese status puede ser muy caro, ya que podríamos estar negando nuestros dones naturales, nuestra esencia personal, a fin de cumplir con los requisitos de esa anhelada posición.

No es extraño ver personas completamente insertadas y supuestamente exitosas, quedar por momentos absortas, con mirada triste o presas de un malhumor constante. Es posible que no haya satisfacción en el puesto logrado, es posible también que en la juventud se tuvieran sueños que no se parecen a la realidad que se vive cuando se es adulto.

La baja autoestima puede estar ligada a esta constante sensación de no estar verdaderamente encajados con la vida diaria y no sentirnos capaces de replantearnos las cosas de un modo radical.

Nos enseñaron a no querernos

Es común ver madres y padres diciendo a sus hijos frases desvalorizantes como: “eres un inútil”, “no haces nada bien”, “por qué eres tan malo”, “deja que yo lo haga, tú no eres capaz” y toda clase de insultos, agravios y humillaciones que aparentemente forman parte del “proceso educativo familiar” si podemos llamarle así.

Todas estas frases, resultan ser juicios y sentencias que quedan gravados en el subconsciente del niño como verdaderas órdenes que deben cumplirse. El pequeño crece y construye su vida en base a esas órdenes, sin saberlo, resulta que no puede hacer las cosas bien, que no soporta los fracasos ni sabe cómo capitalizarlos,  le cuesta aprender, integrarse y sobre todo… aceptarse a sí mismo.

Es tanta la información “basura” que se aloja en nuestro inconsciente, que no logramos discernir si es nuestra identidad todo ese conjunto de juicios, o si en el fondo de todo aquello hay un ser diferente.

¿Somos lo que decidimos ser?

¿Realmente somos lo que hemos decidido o tomamos decisiones contaminadas por esquemas de vida ajenos? Reconocer la diferencia es crucial, porque de ello depende que seamos coherentes con nuestra esencia y busquemos desarrollar al máximo nuestro potencial humano.

Cada persona tiene sus dones y  capacidades únicas, y su vida debería ser el reflejo de esa identidad.

Creamos personas con baja autoestima cuando nosotros mismos no sabemos educar para la buena estima, porque no se nos enseñó a querernos y aceptarnos, a mirarnos y conocernos. Todos esperamos más de los demás y también de nosotros mismos, en una cadena de frustraciones que nos afecta a todos como sociedad.

La autoestima entonces, está enraizada en el amor mutuo, la aceptación y tolerancia. Pensemos con cuidado antes de juzgar y condicionar a otros (especialmente si son niños), si no estamos reflejando los juicios que otros hicieron antes sobre nosotros.

Búsquedas similares para baja autoestima
  • cómo superar baja autoestima
  • cómo detectar baja autoestima
  • cómo detectar baja autoestima en niños
  • cómo detectar baja autoestima en adolescentes
  • cómo combatir baja autoestima
  • cómo tratar baja autoestima
  • cómo mejorar baja autoestima
  • cómo evitar baja autoestima
  • cómo tratar baja autoestima en adolescentes
  • cómo trabajar baja autoestima con niños
  • cómo eliminar baja autoestima
  • cómo diagnosticar baja autoestima
  • cómo solucionar baja autoestima
  • cómo sanar baja autoestima
  • cómo la baja autoestima afecta las relaciones sociales
  • cómo ayudar baja autoestima

Gracias por comentar!